Verbier es una localidad suiza del Cantón del Valais, situada en el distrito de Entremont, en la comuna de Bagnes, en la región conocida como el País de San Bernardo, famoso por el paso que comunica Suiza con Italia, el hospital de peregrinos y, por supuesto, la mundialmente conocida raza de perros.

La primera impresión durante nuestra toma de contacto con la localidad quedará marcada por la exclusiva panorámica que ofrecen el conjunto de chalets con sus característicos tejados.

El nombre de Verbier está indisociablemente asociado al freeride desde que en 1996 acogiera la primera edición de la Xtreme Verbier, la competición más importante del mundo de esta especialidad. Desde el momento de la creación del Freeride World Tour en el año 2008 Verbier ha pasado a ser la sede de la gran prueba final. Todos los años, en el mes de marzo, los mejores riders del mundo acuden a Verbier para enfrentarse a la temida Bec de Rosses (3222 m). Esquiadores y Snowboarders tienen que dar lo mejor de sí para completar los 500 metros de pronunciadísimo descenso.

El dominio esquiable está situado entre los 1500 metros de Verbier y los 3330 metros del Mont Fort. Desde este último podemos disfrutar de una de las panorámicas más impresionantes de los Alpes y contemplar el Matterhorn, el Dom, el Dent Blanche, el Dent d’Hérens, la Grand Combin y el Macizo del Mont Blanc. Uno de los eventos por los que es mundialmente conocido es la “Patrouille des Glaciers”, una competición por equipos en la que los participantes tienen que realizar el recorrido entre Zermatt y Verbier a través de los glaciares y pasos de alta montaña existentes entre ambas localidades.

Verbier forma parte del dominio esquiable de los 4 Valles, resultado de la unión de dos áreas: Verbier/Mt-Fort con  La Tzoumaz; y Printse (que incluye las estaciones de esquí de Nendaz, Veysonnaz, y Thyon) con un total de 412 kilómetros de pistas para todos los niveles.

Aquellos que decidan ir a Verbier atraídos por su fama como capital del freeride pueden disfrutar del sector del Mont-Gelé (3023 m) al que se asciende en un moderno teleférico y que da acceso a un terreno increíble, donde no hay pistas, para el freeride. También pueden contratar los servicios de un guía y utilizar el helicóptero para acceder al Vallon d’Arby en el “Backside Mont-Fort” y comenzando desde cuatro puntos diferentes (Petit Combin, Glacier du Trient, Rosablanche y Pigne d'Arolla) disfrutar de interminables descensos en nieve virgen rodeados de un fabuloso paisaje alpino.

Verbier es además mundialmente famoso por ser uno de los destinos favoritos de la jet set europea y personajes como Richard Branson, el fundador de Virgin, tienen aquí su residencia.

Y por supuesto hablar de Verbier es hablar de una de las estaciones con el mejor après-ski de los Alpes. El Pub Mont-Fort, el Fer à Cheval, y el Farinet son algunas de las visitas obligadas.

Nuestra estancia en Verbier no puede dejar de incluir la degustación del queso de Bagnes, elaborado artesanalmente por los pastores de la zona, y la tradicional Raclette, especialidad del Valais protegida bajo la marca de la denominación de origen. Y todo ello acompañado de alguno de los vinos de las bodegas del Valais.

Próximos a Verbier se encuentran algunos centros termales como Saillon, Ovronnaz, Vall d’Illiez, o Lavey-Les-Bains cuya visita resulta obligada y que nos ayudara a recuperarnos después de las largas jornadas de esquí que los 4 Valles nos permitirán disfrutar.