Ischgl es una pequeña localidad situada a 1377 metros sobre el nivel del mar en el valle de Paznaun en Tirol, Austria.

Su dominio esquiable está integrado por dos estaciones, Ischgl y Samnaun, que juntas forman el Silvretta Arena una alianza entre dos compañías (Silvretta Seilbahn AG y Bergbahnen Sammaun AG) de Austria y Suiza.

238 kilómetros de pistas rodeadas de un increíble paisaje, y una moderna red de 43 remontes con capacidad para transportar 88.900 personas a la hora, nos permitirán disfrutar de unos perfectos días de esquí.

27 kilómetros de pistas negras, 152 kilómetros de pistas rojas, 47 kilómetros de pistas azules, 12 kilómetros de Itinerarios y una pista de once kilómetros llamada Eleven (desde el punto más alto de la estación en Greitspitz a 2.872 metros hasta el pueblo de Ischgl situado a 1.400 metros) pondrán a prueba nuestra condición física.Un moderno sistema de innivación artificial con 110 cañones de nieve garantiza la nieve desde finales de noviembre hasta el mes de mayo.

Nuestra parte favorita de la estación de esquí son las pistas negras y rojas y el itinerario número 39, a las que se accede utilizando los telesillas Höllspitzbahn, Gampenbahn y Palinkopfbahn. Las condiciones de la nieve suelen ser perfectas y en alguna de nuestra visitas a la estación de esquí hemos podido disfrutar abriendo huellas en la nieve, sin olvidar tomar aliento y pasar un buen rato bebiendo una cerveza en la terraza del bar Höllboden donde siempre hay un ambiente impresionante.

La oferta de restauración en pistas es realmente buena y moderna con una buena relación calidad/precio.

Después de esquiar os recomendamos  una visita al Silvretta Center, para disfrutar de una sauna y un relajante baño en la piscina.

Para finalizar el día una Pizza en el Restaurante Barafalla pondrá  el broche de oro a una jornada de esquí en Ischgl.

Y aquellos que quieran prolongar los días y las noches encontraran una oferta interminable de bares, pubs y discotecas y comprenderán porque el lema de esta estación de esquí del Tirol es “Relax. If you can...”.

Además de por su après ski, Ischgl ha alcanzado una enorme notoriedad por sus eventos, entre los que destaca el Top of the Mountain Concert. Un concierto con figuras de talla mundial que marcan el inicio y el final de temporada y que año tras año reúne a miles de personas para disfrutar de la música y el esquí en un escenario fantástico. Este año The Scorpions fue el grupo encargado de abrir la temporada. En 1995 la estación decidió destinar la práctica totalidad de su presupuesto de publicidad y marketing a la organización de eventos. Desde ese momento por Ischgl han pasado Rod Stewart, Bob Dylan, Sting, Tina Turner, Diana Ross, Bon Jovi, Enrique Iglesias, Atomic Kitten, Peter Gabriel, The Corrs, Alanis Morissette, Lionel Richie, Pink, the Scissor Sisters, the Pussycat Dolls, Rihanna, Elton John again, Gabriella Cilmi, Leona Lewis, Kylie Minogue, Katy Perry, Alicia Keys, Gossip, The Killers,Roxette y Mariah Carey.

Otro de los eventos destacados es la competición de esculturas de nieve que viene celebrándose en Ischgl desde hace 20 años. Las colosales esculturas de nieve de más de un metro de altura están repartidas a lo largo de todo el dominio esquiable y pueden ser contempladas por los esquiadores en sus descensos por las pistas. Este año, entre los días 7 y 11 de enero, 10 parejas de artistas provenientes de toda Europa competirán en una edición cuya tema es Volkswagen. Bajo la mirada curiosa de los esquiadores el Silvretta Arena se convertirá en una galería de arte al aire libre donde los artistas esculpirán sus creaciones sobre la marca de coches alemana.